jueves, 7 de agosto de 2014

Sin más.


Hola amigos!

Hoy no escribo para contar nada especial. Simplemente a veces entra la inspiración, el positivismo, o de nuevo, irrumpe el trastorno ciclotímico empujando hacia arriba. ¡Benditos subidones! Así, tras una sola copa de vino, estoy feliz y quería transmitirlo. ¡Qué viva el tinto!

Estoy bastante contenta por haberme decidido a escribir el blog y, pensando hoy, me he dado cuenta de que no quiero convertir esto en mi tablón de los lloriqueos, que también quiero compartir alegrías sin sentido. Que sí, si uno está mal o triste pues se dice y ya está, no hay nada peor que guardarse todo ese tipo de sentimientos dentro sin válvula de escape pues al final acaban explotandole en la cara a quien los contiene, pero alimentar ese tipo de sentimientos no es sano, sobre todo para aquel que los sufre y que a mi lo que me gusta es estar feliz, sin preocupaciones y haciendo el idiota. A hacer el payaso no me gana nadie y si en algún momento logro transmitirlo por aquí y a alguien se le contagia mi buen humor... ¡¡¡Bienvenido sea!!! Así que, como hoy estoy feliz, pues lo cuento.

Pues eso, que estoy contenta y lo estoy por mil motivos insignificantes. Estoy contenta porque hoy he ido a comer con unos amigos, porque me lo he pasado fenomenal, porque después he tenido un ratito para mi, para NO HACER NADA, porque me he regalado parte del día de hoy escuchando música, cantando como una loca y disfrutando una copa de vino porque me apetecía y ya está. Que ni sé el tiempo que hacía que no me daba un caprichazo así (¡¡y con permiso de Frankie!! ¡¡¡Tomaaaa!!!)




Creo que a veces, entramos en una dinámica en la que nos cuesta ver que nuestra vida también tiene cosas positivas. A mi, al menos me pasa. Ahora mismo no tengo ningún problema grave, nada que no tenga solución, me dedico enteramente a lo que yo he elegido, la oposición. Aún así, corta de miras, me empeño en centrarme en la parte "negativa" de esto y no disfrutar de los ratitos que podemos aprovechar en los momentos libres. ¡Pues me niego! 

 Me niego a no disfrutar de una buena canción, de una hora intensa de deporte o de un baño relajante. Me niego a no saborear una cena rica, a no sentir la satisfacción  de haber hecho un buen cante y a no aprovechar el merecido post-cante. Me niego a no disfrutar de una buena conversación y a no estar en la gloria inmersa en un achuchón fuerte. ¡No señor! Me niego  a vegetar. Quiero exprimir el tiempo al máximo y no desaprovechar ni un segundo. ¿De qué se compone la vida sino de pequeños momentos? ¿Por qué compensa esto sino por las satisfacciones que parecen insignificantes?

Supongo que, en parte por esta sensación que llevo teniendo hace tiempo, de no aprovechar al máximo el momento, hace unos días me di de baja en todas las redes sociales. Quiero vivir de verdad, no ver fotos de acontecimientos ajenos. Lo que viva, sentirlo en carne propia, sea el estudio diario, sea el descanso tras la jornada o sea  contar cualquier tontería que se me pase por la cabeza por aquí sin ninguna razón ni motivo. Las horas de estudio emplearme a fondo en lo que estoy aprendiendo y memorizando, pero el rato que no me esté dedicando a ello, quiero vivirlo en primera persona contactando con esas cosas que siempre me han gustado y me han hecho sentirme realizada.


Sé que estoy soltando aquí ideas sin ningún orden. Supongo que simplemente me apetecía escribir sin más. Supongo también que el anonimato me permite expresar como me siento sin temor a juicios ajenos, sin miedo a preocupar con mis cosillas a aquellos que me rodean y sobre todo, con confianza en mantener mi privacidad intacta, lo que facilita que según tomo el teclado pueda soltar todo lo que me ronda sin más.

Os dejo de regalo una canción que siempre me anima y una idea en una frase: sólo hay dos días en que nada puede hacerse: uno se llama ayer y otro mañana. ¡Muy buenas noches amigos!





2 comentarios:

  1. Hola Carperista! Me encanta este positivismo! Por cierto, la entrada del prepa es buenísima jajaja Te leo y te enlazo en mi blog ^^ Un abrazo, OV.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Opositora vividora! Muchas gracias! Me alegro que te guste! :) Bastante dura es ya la opo (y la vida en general) como para encima añadirle negatividad al asunto... jejeje

      Te sigo también desde hace tiempo y tus post son muy alegres, da gusto leerte. Tengo que aprender a poner en el lateral lo de los blogs, entre la falta de tiempo y mi poca maña para la informática mi blog es bastante precario jajaja.

      Un abrazo fuerte para ti! :)

      Eliminar