miércoles, 15 de abril de 2015

Victorias y derrotas.



Hoy he estado pensando… No sé qué pasará con la nota de corte. No sé si pasaré o me quedaré atrapada en la red del test moviendo la colita como un pececito angustiado tratando de escapar de una muerte segura. Tras una noche increíble de ansiedad y pesadillas ante la posibilidad trágica de suspender y mi intención clara de abrir los sellos de los Jinetes del Apocalipsis en ese caso… Me he dado cuenta que aprobar no lo es todo en la vida, que las victorias y las derrotas son relativas  y que el “cómo hacer el camino hasta la meta” sí me importa.  

He abierto los ojos: no me vale llegar de cualquier manera a la plaza. Si consigo finalmente poner mi nombre en ella (esperemos que sí) quiero hacerlo con integridad y humildad. Sino no me vale.  No me vale si, para conseguirlo o por el trayecto, me he dedicado a clavarle el codo en las costillas y el dedo en el ojo al compañero. No me vale si me encuentro lloriqueando ante la posibilidad de caer en vez de afrontarlo con valentía y madurez. No me vale si estoy haciendo pagar a los que me rodean mis nervios o temores. No me vale si al conseguirlo descubro que soy una soberbia, que no tengo humanidad o que me alegro con la angustia ajena si con ello se eleva mi ego. No. No me da la gana. Solo quiero conseguirlo si todo este proceso me hace crecer y mejorar.

¿Y a qué viene esto?  A que tanto en los momentos de gloria como en las derrotas revela (descubre) uno su verdadera esencia. Quiero pasar los 3 obstáculos con toda mi alma pero si caigo en el camino (si caigo ahora) quiero aceptar mi responsabilidad, ver las bases y fundamentos de mis errores, recomponer poco a poco los trocitos de mi amor propio  y levantarme con los cimientos de la lección aprendida con la cabeza muy alta. Y así, decidir la hoja de ruta a seguir y continuar luchando como una leona.

Si por el contrario, pasase la primera prueba, no quiero alimentar mi ego con vanidad. No quiero sentirme “superior” a otros que,  por sus particulares circunstancias, han caído. No me gustaría terminar la oposición y darme cuenta un buen día, sin previo aviso, que me he convertido en una soberbia intelectual (o peor aún, no percatarme siquiera de ello). No quiero levantarme y sentir que me he convertido en una presuntuosa, ni creerme mejor que nadie por haber llegado a la meta.

Hace tiempo leí que “buscar el fracaso implica la soberbia de reconocerse en el éxito. Y es cierto. Ni por suspender el test me voy a convertir en un desecho intelectual ni por aprobarlo voy a convertirme en García de Enterría. Seré la misma en uno y otro caso y espero aprender en ambas situaciones de las circunstancias que se me plantean y apoyarme en ello para crecer como persona.  

Citando un compañero de fatigas y ya para concluir: "me gusta  ser crítico con las victorias al igual que no me afectan las derrotas... Son ambas unas impostoras.”

¡Mucho ánimo a todos! ¡Ya queda menos! :)
 

6 comentarios:

  1. De lo mejor que he leído en mucho tiempo!! De verdad que mis felicitaciones más sinceras, no solo por el contenido sino por el continente. No puedo estar más de acuerdo con lo que dices y sobre todo con la cuestión de fondo que planteas. Me ha recordado mucho un fragmento de la llegada de Ulises a Ítaca, y sobre todo un texto del cuál estoy absolutamente enamorada que escribió Benedetti en su obligada partida de su país de origen, te dejo el link donde lo encontré porque creo que casa muy bien con lo que tu planteas hoy.

    Solo me queda desearte la mayor de las suertes y sobre todo seguir aferrandote a esos convencimientos, los cuáles comparto al 200%. Un abrazo!

    https://www.facebook.com/note.php?note_id=217847451562410

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! ¡¡Qué palabras tan bonitas y qué honor viniendo de ti!!

      No me ha podido gustar más el fragmento que envías. Es simplemente perfecto. Representa totalmente como me siento a veces.

      Millones de gracias por los ánimos. Cada vez que leo una palabra de apoyo por aquí me sube la moral y me da muchas fuerzas para seguir a muerte con esto! :):)

      Te mando mucha mucha fuerza de voluntad. Esta semana lo vas a bordar compañera!

      Un abrazo,

      Carperista.

      Eliminar
  2. Bueno, bueno Carperista...¡Qué grande!¡¡Menuda entrada nos regalas!! Descubre más aún tu gran fortaleza interior..
    No puedo estar más de acuerdo en todo lo que dices... No vale sólo el qué (conseguir esa ansiada plaza), sino también el cómo (hacerlo con entereza, honestidad, humildad...) y en este caso, nunca mejor dicho.. tratándose de impartir justicia, hay que dar ejemplo con uno mismo para poder ser justos con los demás ;)
    Respecto a la nota de corte, te diré que no me sorprendería que mucha gente vaya de farol... para eliminar competidores... Tú sabes cuál es tu nota real, pero los demás... quizá no todo el mundo piense como tú en eso de no meterle la zancadilla al compañero... ya me entiendes... Y te lo digo por propia experiencia…
    De todos modos, como dices, lo más importante es estar satisfecho con uno mismo, independientemente del resultado... Y tú puedes estar más que satisfecha!!
    Como dices que no te han servido tanto esas técnicas de autocontrol.. Te diré mi kit de supervivencia para afrontar los nervios de examen opositoril sin que afecte en nada a mi capacidad intelectual, todo totalmente natural: (antes lo habia probado todo y me dejaban medio grogui...) Durante el día Serenil Calmansia y por la noche un par de horas antes de irme a dormir Sedivitax ... Supongo que a estas alturas no estarás muy dispuesta a experimentear... Pero ahí lo dejo por si te ves apurada y te puede servir...En mi caso fueron mi salvación... :))

    Lo dicho, no temas que todo saldrá bien... y si no sale bien (que no lo creo), es que todavía no era el final :))

    ¡¡Muuucho ánimo Carperista!!

    Un súuuper abrazo )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias Anónimo!!

      Me alegra que haya compis con los que tengo tanta afinidad. Creo que somos más los que pensamos así que los que se dedican a fastidiar al prójimo aunque a veces puedes encontrarte algún personaje tóxico que se dedique a machacar a los compañeros así porque sí. Ante eso: ¡HUYO! jajaja

      Me encantan tus consejillos, voy a pasar por algún herbolario a ver si encuentro tus remedios. Los probaré en algún día libre por si acaso me deja muy grogui (así no estropeo ningún día de estudio). ¡Por cierto! Me encantó la página que me recomendaste, he devorado todos los post.

      De verdad que no sabes cómo se agradecen tus palabras de ánimo. Me da muchísima fuerza tener tu apoyo. ¡Mil gracias compañero!

      Espero que estés animado y con fuerza y que hayas tenido un día libre genial. Mucha fuerza compi. Un abrazo,

      Carperista.

      Eliminar
  3. Te sigo mandando ánimosssss, ya nos irás informando besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias por tus ánimos!! Ahora escribiré un post informativo! :):):)

      Eliminar