lunes, 22 de junio de 2015

Con un par.



¡Hola a todos!


Lo primero de todos quería disculparme por la brevedad del post. Escribo de forma exprés porque canto mañana y voy a matacaballo y con la lengua fuera y no me da tiempo a enrollarme más pero sentía cierta obligación de escribir esta entrada aunque fuese de estas maneras por dos motivos: primero primerísimo para daros las GRACIAS a todos los que me animasteis el otro día, de verdad, han sido unos días un poco chunguis, de bajón, de tierra-trágame, de querer desparecer y huir de todo y leeros me ha dado mucha mucha fuerza. MIL MILLONES DE GRACIAS. Y segundo,  porque con lo atentos que estuvisteis tenía que escribir para tranquilizaros. ¡SIGO VIVA Y ANIMADA SEÑORES! Jajaja Prometo contestar los mensajes del otro día en cuanto vuelva del cante. ¡Palabrita del Niño Jesús!

Tras convertir el blog en el Muro de las Lamentaciones, lloriquear y compadecerme de mi misma y de mis circunstancias (que yo misma elijo cada día, toda una contradicción esto de quejarme por mis elecciones) he vuelto a mi ser.

Como bien decíais, hay veces que necesitamos esos momentos de bajón para ver el lado positivo y volver con más fuerza que nunca. Bueno, pues tras recapacitar me he dado cuenta que no hay tiempo que perder, que tengo la oportunidad de salir de esto y llegar al fin (la plaza) únicamente una vez al año y que no lo voy a desperdiciar. Si caigo que sea porque no he dado la talla y el Tribunal así lo considere pero no porque me dedique a boicotearme yo solita. Nada de crearme yo sola preocupaciones inexistentes. Los que me quieren van a seguir ahí aunque esté aislada. Me entienden, me apoyan y no van a dejar de hacerlo porque tenga unos días en que necesite estar encerrada en mí misma o en el opozulo y estudiando sin relacionarme con el mundo exterior. Si lo hacen será que no me querían tanto, ¿no?

Por suerte no hay problemas a mi alrededor, ni de salud, ni de ningún tipo entre mis familiares y amigos. Nada que requiera una atención inmediata. Sólo los apuntes y un examen por delante.

¿Qué hay veces que la soledad aterra? Sí. ¿Qué hay veces que de pasar tanto tiempo encerrada siento apatía y no tengo muchas ganas de relacionarme con el remordimiento de dejar los apuntes sobre la mesa? También. ¿Qué estoy cansada y tengo ganas de vaguear ahora mismo? Desde luego. Pero mucho (muchísimo) más que todo eso pesa el hecho de querer conseguir ser juez más que nada en el mundo, de volver a socializarme y compartir tiempo con los míos. De  conseguir demostrarme a mi misma que puedo superar la barrera del oral. De volver a vivir sin estudiar y ¡de NO PONER EL DESPERTADOR! :) :) No queda otra; toca apretar los dientes, pegar el culete a la silla y confiar en todas las horas que llevo encima y en las que voy a echar con toda la concentración del mundo mundial. ¡¡CON UN PAR!!  ¡Voy a por todas! Y no pienso retroceder ni para coger impulso! 

¡Feliz semana a todos! Y mucha muchísima  suerte a todos los compis secretarios judiciales que se examinaron el sábado. ¡Esperemos que el corte no se haga esperar! 






jueves, 18 de junio de 2015

Just keep swimming.



Hoy tengo uno de esos días en que me necesito un poco de apoyo pero no sé muy bien de quién. Es raro, estoy rodeada de gente que me quiere y me siento muy apoyada en esto de la oposición. Sinceramente, creo que soy una afortunada en ese aspecto. Sin embargo, según qué momentos, me siento un poco sola. Al final, por mucho que te quieran los que te rodean, por mucho que hagan esfuerzos para hacerte el proceso más llevadero, por mucho que se amolden a tus horarios para no perturbar, por mucho que intentan hacer tu vida más sencilla; el camino es solitario, el campo de batalla es la mesa repleta de apuntes y el enemigo no eres otro que tú mismo guerreando contra tu propia mente.

He estado a punto de coger el teléfono y llamar a mis amigas profanas para dar una vuelta pero antes de hacerlo me ha entrado una pereza horrible. No sé, hoy no me apetece levantar la vista de mi ombligo y relativizar, ver que hay mucho más allá. El hecho de estar  asintiendo mientras escucho como una autómata sin tener muchas ganas de aportar nada a la conversación suponía en mi mente toda una odisea. Visto lo visto, he desistido de hacerlo. Luego he estado tentada a acercarme a tomar algo  con unos amigos opositores que habían quedado a tomar algo pero, para qué os lo voy a negar, no me apetecía nada tampoco acabar hablando de la oposición así que, muy amablemente, eso sí, he declinado la oferta.

Cuando estás tan apática supongo que no te apetece mucho hacer nada. Me conformaba con estar acurrucadita en el sofá, hecha una bolita, con una manta y algo rico de beber entre las manos, en silencio, sin hablar nada de nada, sin preocupaciones ni pensamientos obligacionistas. Solamente disfrutando, desconectada y en paz. Pero resulta que la paz interior es eso, interior, y si no te lo proporcionas tú, difícilmente va a caerte del cielo.

Además, tengo taaantas cosas que hacer, tantos artículos desbaratados, tantos temas con alfileres,… Todo está patas arriba y con esta carga sobre la espalda no me veo capaz de socializar libre de remordimientos.

Cuando llevas tiempo en esto de la oposición, te vas dando cuenta de que el mundo sigue girando sin ti. Has elegido una reclusión voluntaria (y esperemos que temporal, a ser posible breve, por favor) pero los días van pasando, y los meses, y los años,… Y tú sigues metido en tu burbuja, en la que lees primer párrafo, repites primer párrafo, lees segundo párrafo, repites primer y segundo párrafo, lees tercer párrafo, repites primer, segundo y tercer párrafo, lees cuarto párrafo,… Y el sol sale y se vuelve a poner, y el tiempo pasa, y la vida de los que te rodean va evolucionando, y tú, sin embargo, sigues en tu burbuja de repetición.

No sé, que hoy estaba de bajón y aunque sé que no debía estar quejándome (con lo bien que iba con el contador de las cero quejas ya lo he vuelto a fastidiar jajaja) al final necesitaba desahogarme y soltar todo esto que llevo dentro. ¡Muchas gracias a todos esos valientes que habéis seguido leyendo hasta aquí! :)

Bueno, voy a comer algo y a ponerme a estudiar. Cumpliendo el programa, ¡seguro que levanto el ánimo!

Hace tiempo leí este párrafo en el blog de Mery (los censos son las momias del derecho) y me ha recordado a cómo me siento hoy… Lo comparto por si a alguno le ha pasado alguna vez, así vemos que al final estamos solos pero conjuntamente jaja : “Así que creo que el peor enemigo del opositor es la soledad, y paradójicamente también es su mejor aliado. El problema viene cuando distrae su atención de la pista en la que está corriendo (la famosa carrera de fondo, sí) y ve a gente haciendo un picnic o paseando tranquilamente y él se quiere detener y compartir esos momentos no vaya a ser que cien metros más adelante no haya más que descampado, pero tiene que seguir corriendo, más cansado y con más flato que nunca, porque mientras se entretuvo a mirar aminoró la marcha y tiene que intentar coger de nuevo el ritmo para llegar medianamente pronto a la meta.“






jueves, 11 de junio de 2015

Siete buenos consejos.


"La sucesión se defiere por..." Venga. Estudia. "La sucesión se defiere por la voluntad...". ¡Qué sed! Voy a beber agua. ¡Qué fresquita! Venga, ponte a estudiar otra vez. Bueno, mira un momentito el móvil y ya te pones. Qué gracioso esto que me han mandado jejeje. Voy a responder. Bueno, ya está. Voy a seguir. "La sucesión se defiere por la voluntad del hombre..." ¡Ay! Me han respondido. Bueno, ¿por dónde me llegaba? "La sucesión se defiere por la voluntad del hombre manifestada en..." ¿Qué hora es? ¡Qué tarde! Ya casi es hora de comer. Pues oye, ¡tengo hambre! voy  picar un poco y luego ya como con toda la familia (de nuevo). Bueno, ya estoy mejor. Ahora ya puedo sacar un ratito antes de comer. "La sucesión se defiere por la voluntad del hombre manifestada en testamento y, a falta de éste,..."

Para estos días de "chungo" leo y releo y vuelvo a releer unas palabras que un compañero del foro  (ote7) escribió allí como apoyo a otro compañero que estaba pasando una mala racha opositoril. Me anima, me motiva y me recarga las pilas, así que lo comparto por aquí (previa autorización de El Gran Sabio) sin modificar ni una coma. No sé si lees esto pero te doy las gracias desde aquí ote7. Espero que os sirvan de ayuda tanto como me han servido (sirven) a mi. ORO PURO amigos:


"Mira lo primero que te voy a decir ES QUE NO PUEDES EMPEZAR UN AÑO ASÍ, TIENES QUE SALIR DE AHÍ, DECIRTE A TI MISMO BASTA DE PERDER EL TIEMPO. Me da igual que sigas en esto o no pero te voy a dar unos consejos de una persona que lleva años en esto y que se ha equivocado mucho:

1. Lo primero es que si estás en esto ahora mismo, no existe o no debe existir nada más. En esto no se puede estar a medias pero en general en la vida no se puede estar entre dos aguas. Hay que apostar. Si estás pagando un preparador y encerrado en tu casa, ponte a estudiar y estudia como un loco hasta el día que decidas dejarlo. Porque así cuando lo dejes, podrás decirte a ti mismo, hice lo que pude pero no era lo mío. Y poder decirte eso te dará tranquilidad de espíritu.

2. Ponte a estudiar, esto no tiene ninguna ciencia. Consiste en sentarse, comprender la materia y empezar a repetir hasta que seas capaz de hablar 12 minutos de un tema. Algunos temas te gustarán, otros no pero la vida es así. Aguanta el tipo sentado y ya está.

3. Sé realista, del estado en el que estás no se sale de un día para otro. Así que date un par de meses para llevar un ritmo aceptable. La primera semana ponte la meta de dos temas, la segunda semana tres y así. Ahora mismo lo importante para ti es coger ritmo.

4. Busca una meta para motivarte. Esta semana sale la convocatoria, llevas poco tiempo, esta no va a ser tu oposición. Pero puedes utilizarla para engancharte. Ponte de meta un número de preguntas en el test, según los temas que llevas, 20,30,40 e intenta conseguirlo. Si lo consigues, te ayudará a continuar.

5. Controla tu dieta. Todos engordamos con esta oposición pero hay que cuidarse un poco. Es importante para verte a ti mismo bien y salir también de este pozo. Si no puedes tú solo ve a un dietista. E intenta pensar que la comida es sólo comida, no es la solución contra la ansiedad.

6. DEPORTE. Esencial, el que sea, el que te guste. Tres o cuatro veces por semana. Creando una rutina de la que te sientas orgulloso. Cumple con el deporte como con la clase. Te servirá para liberar estrés y para adelgazar.

7. DESCANSA UN DÍA A LA SEMANA Y OBLIGATE A SALIR. Somos seres sociales, no podemos estar encerrados todo el día. Habla con quién sea y desahógate.

Y, sobre todo, amigo no pierdas el tiempo. Mañana cuando te levantes dite HOY ES EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE MI VIDA."


Un abrazo fuerte y muchísimo ánimo a todos con la semana. ¡La VOLUNTAD mueve montañas!